Buscar

Geología

Una enorme isla de piedra pómez flota hasta Australia

Compartir

Będzin Una flota gigantesca de rocas flotantes, arrojada desde un volcán submarino en el Océano Pacífico, flotó sobre las olas por miles de millas. Finalmente, llegó hasta Australia y luego comenzó un nuevo proyecto: revitalizar el sistema de arrecifes de coral más grande (y muy amenazado) del mundo.

http://aikido-tahiti.net/?mokruy=premier-site-de-rencontre-en-france&e4a=ad Esta improbable cadena de eventos puede parecer increíble, pero es una historia completamente real, una que se ha desarrollado dramáticamente durante el último año, al tiempo que destaca las formas sorprendentes y en gran parte invisibles en las que los sistemas ambientales naturales de la Tierra se cruzan entre sí.

Lünen Lo que es más extraño aún, no es la primera vez que sucede. Una erupción del mismo monte submarino en el 2001, un volcán sin nombre, simplemente llamado Volcán F o 0403-091, ubicado cerca de las islas Vava’u en Tonga, produjo una flotilla rocosa similar, que también viajó en las corrientes a Australia por espacio de un año.

Cuando ocurre este fenómeno, crea lo que se llama una balsa de piedra pómez, una plataforma flotante compuesta por innumerables trozos de roca volcánica flotante y altamente porosa.

Cada una de estas pequeñas rocas atrae a organismos marinos, como algas, percebes, corales y más. Estos pequeños viajeros terminan transportándose a través del océano y pueden ayudar a sembrar y reponer los sistemas de coral en peligro de extinción en su destino final: para muchos, la Gran Barrera de Coral.

“Cada pieza de piedra pómez tiene su propia pequeña comunidad que ha sido transportada a través de los océanos del mundo, y hemos tenido billones de piezas de esta piedra pómez flotando después de la erupción”, dice el geólogo Scott Bryan de la Universidad Tecnológica de Queensland, en Australia.

“Cada pieza de piedra pómez es un hogar y un vehículo para un organismo, y es simplemente tremendo. La gran cantidad de individuos y esta diversidad de especies que se transportan miles de kilómetros en sólo unos meses es realmente fenomenal”.

Bryan sabe un par de cosas sobre estas migraciones de piedra pómez. Ha estado estudiando las balsas volcánicas durante 20 años, investigando la erupción de 2001, su sucesora de 2019 (que comenzó a aparecer en las costas australianas en abril) y también otras erupciones submarinas.

Su estudio más reciente, publicado el mes pasado, examinó la erupción de 2012 del monte submarino Havre, también en el Pacífico sur, que se estima que es la erupción volcánica submarina más grande jamás registrada, equivalente en términos generales a la erupción volcánica más poderosa en tierra en el siglo XX.

Ese evento produjo una gigantesca balsa de piedra pómez que terminó dispersándose en un área dos veces más grande que Nueva Zelanda, además de ensuciar el fondo marino con trozos gigantes de piedra pómez del tamaño de camionetas.

“No entendemos por qué algunas piedras pómez se hunden durante la erupción en el lugar y otras pueden flotar durante muchos meses y años en los océanos del mundo”, dice Bryan, pero un análisis más detallado podría llenar los vacíos.

“Esto nos ayudará a comprender los mecanismos y la dinámica de estas erupciones explosivas y comprender mejor por qué estas erupciones producen balsas de piedra pómez potencialmente peligrosas”.

Potencialmente peligrosas es correcto. La erupción del año pasado del Volcán F produjo un video impresionante de cómo se ve navegar en estas gigantescas balsas, que se asemejan a manchas de petróleo gigantes, solo formadas por rocas onduladas que parecen durar una eternidad.

Estas formaciones flotantes surrealistas no son intrínsecamente peligrosas por sí mismas, pero podrían tener el potencial de dañar los barcos y pueden sofocar las costas en algunas circunstancias, como lo atestigua otro video de este año.

Por ahora, sin embargo, los investigadores tienen la esperanza de que la última entrega del Volcán F sea beneficiosa para la Gran Barrera de Coral frente a la costa de Australia, que está asediada por el blanqueamiento de los corales a medida que los océanos del mundo se calientan debido al cambio climático.

Si bien los organismos transportados en la flotilla de rocas pueden ayudar a reponer los ecosistemas de arrecifes, los científicos están ansiosos por enfatizar que no son una solución milagrosa.

“Las balsas de piedra pómez por sí solas no ayudarán a mitigar directamente los efectos del cambio climático en la Gran Barrera de Coral”, dice Bryan.

“Se trata de un aumento de nuevos reclutas, de nuevos corales y otros organismos formadores de arrecifes, que ocurre aproximadamente cada cinco años. Es casi como una inyección de vitaminas para la Gran Barrera de Coral.

Y posiblemente mucho más lejos también. La balsa de piedra pómez 2019, que hace un año medía aproximadamente 20,000 campos de fútbol en tamaño, ahora se puede encontrar a lo largo de la costa este de Australia desde Townsville en el norte de Queensland hasta el norte de Nueva Gales del Sur: se extiende por más de 1,300 kilómetros de costa.

Es una dispersión masiva, que surge de un solo evento mucho más allá del horizonte, y que sirve para recordarnos los vínculos entre lo que quizás solo parecen ecosistemas marinos dispares.

“Esto muestra que la Gran Barrera de Coral tiene conexiones con los arrecifes de coral que están miles de kilómetros más al este”, dice Bryan.

Tags: