Buscar

Commodities

Centenario de oro cumple 100 años y se “regodea” ante las peores crisis

Compartir

Con el paso de los años, el centenario de oro se convirtió en una de las opciones más atractivas para los inversionistas y amantes de la numismática, incluso ante las peores crisis económicas que ha enfrentado la humanidad, pues este activo les permite aumentar su patrimonio bajo un horizonte de largo plazo.

La moneda de 50 pesos oro, mejor conocida como centenario, se acuñó en 1921 para conmemorar los 100 años de la Independencia de México; en 1931 se suspendió su acuñación hasta 1943 y Banco de México (Banxico) se encarga de su distribución a través de la banca comercial.

Al ser una pieza con un contenido de oro puro de 1.20565 onzas y una pureza de 0.900, la demanda del centenario suele aumentar durante las recesiones económicas. Esto se explica porque el oro es un activo de refugio, es decir, si hay incertidumbre sobre el panorama económico, tiene la capacidad de mantener estabilidad y hasta elevar sus cotizaciones.

Para dimensionar lo anterior, entre mediados de los años 70 hasta la crisis financiera global de 2008, los inversionistas con dinero depositado en metales amonedados no obtuvieron rendimientos, explicó en entrevista Édgar Arenas, autor del libro “Invirtiendo y Entendiendo”. Fue tras la recesión que el centenario repuntó, alcanzando precios históricos.

Desde enero de 2008, el centenario acumula un rendimiento cercano a 300%, al pasar de los 10,000 a más de 40,000 pesos. Tan solo en agosto del año pasado, la moneda alcanzó un precio récord de más de 55,000 pesos, según cálculos de Franklin Templeton.

Si una persona que compró un centenario en Banorte durante el estallido de la crisis hipotecaria decidiera liquidar su inversión ahora, tendría un rendimiento nominal de 375%, a un precio de venta de 47,500 pesos. Este rendimiento varía de acuerdo al precio al que se compró y el lugar.

El alza del oro en los mercados internacionales y la caída del peso frente al dólar fueron dos factores que jugaron a favor del centenario en el último año tras la irrupción de la pandemia de COVID-19, que provocó el cierre de actividades.

Sin embargo, el oro pausó su rally este año, a medida que los inversionistas se volcaron hacia activos de mayor riesgo en el contexto de recuperación. 

Fuente: El CEO

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *